La Revolución de la Conciencia con Rodolfo Neira

enero 21, 2017

La Revolución de la Conciencia con Rodolfo Neira

 

“Cúrate a ti mismo y sé feliz”. Este es el lema que promueve Rodolfo Neira y que lo tiene comprometido con el apoyo y la difusión de la vida sana y la alimentación saludable. Médico de profesión, Rodolfo se ha convertido en la cara de la alimentación consciente y la nutrición saludable en Chile, lo que lleva a la práctica a través de talleres educativos y de programas de televisión como “Súper Alimentos”.

Conversamos con este doctor de 38 años, quien además es parte del emprendimiento “Al Grano”. En esta entrevista, nos comparte las razones que impulsaron su cambio de vida, nos entrega detalles sobre el efecto de la alimentación en el cuerpo y nos invita a dar el paso necesario para vivir de manera saludable.

¿Cómo vivimos hoy el autocuidado?

Hoy estamos viviendo un remezón en el mundo y en Chile, donde las cosas que estábamos acostumbrados a hacer ya no nos hacen sentido, y empezamos a vivir una “disonancia cognitiva”. Nos damos cuenta que, pese a cumplir con ciertos hitos como la familia, la carrera y los hijos, continuamos con una inconformidad interna de bienestar y autocuidado. En ese momento, se quiebran los paradigmas sobre lo que se cree que es el autocuidado, (tradicionalmente) relacionado al boom de la gimnasia y a la figura.

Hoy, en cambio, buscamos sentirnos bien internamente, y nos damos cuenta que las herramientas para ser sanos y felices no están en las cosas ni en los objetivos, sino que están en uno mismo, en el propio autocuidado.

Por esto, es importante la manera cómo me relaciono con mi exterior y con mi consciencia, ya que ésta es la que forma el camino para entender cómo me cuido, y cómo esto se refleja en mi nutrición. Pero esto requiere disciplina, no es que me levante y diga “hoy voy a ser consciente”. Se debe trabajar a diario en el diseño de este hábito del autocuidado.

¿Cómo la nutrición está ligada a nuestra mente?

Mi lema es: “Cúrate a ti mismo y sé feliz”. Si no soy consciente de mi alimentación, y ésta provoca molestias en mi estado de ánimo o físico, la única respuesta es hacer un cambio y entender que todo comienza por uno mismo.

Mi mente debe ser capaz de concientizar que todo lo que como genera un efecto en mi cuerpo. Se ha descubierto en los últimos diez años una conexión directa entre la alimentación y tu estado mental. Esto sucede a nivel de neurotransmisores que se conectan con los alimentos que están en nuestros intestinos a través de los metabolitos, que van directamente a nuestro cerebro.

¿Existe una revolución consciente de los locales enfocados a lo natural o lo orgánico?

Existe un nicho de negocio, hay gente que está buscando productos y lugares que den la opción de una alimentación diferente. Lamentablemente, no existe un programa que pague a estos locales para que alimenten de forma alternativa a la población, por lo que se genera el lucro a partir de lo orgánico y o natural.

Además, el principal problema es que en estos espacios no siempre enseñan, y la información es parte esencial para quienes consumen estos productos. En nuestro emprendimiento “Al Grano”, enseñamos y entregamos a nuestros clientes herramientas que pueden utilizar y aplicar en sus propias vidas, enfocadas en el aprendizaje de cómo alimentarse de forma consciente.

 ¿Cómo aparece “Al Grano” en tu vida?

 Tuve un proceso interno que permitió hacer pausas en la vida, las que me ayudaron a entender que todo lo que hacemos en nuestro día a día no se rige en base a objetivos, sino al camino recorrido. En este contexto, comencé a ser invitado a proyectos donde podía generar conciencia de nuestra nutrición, como “Súper Alimentos” del canal Mega, que ha permitido despertar la conciencia alimentaria de las personas.

Así fui contactado por mis socias Daniela Huidobro y Daniela Zoldán, que me invitaron a participar de Al Grano -un Juice and Salad Bar-, donde desde mi experiencia con los alimentos puedo aportar para el desarrollo actividades y productos, como el caso de los jugos, que están diseñados para generar un impacto fisiológico.

¿Cómo ves al país en temas de regulación nutricional?

Obsoleto, no hay un cambio por parte de las empresas que hoy nos proveen de alimentos. El código alimentario de 1968 fue creado para decir qué es lo que el mundo tiene que comer, y así se definió que nuestra base de alimentación es la comida industrializada: ganadera, azucarera, lechera y alimentos procesados en general. Desde ahí nace toda la cadena alimentaria que consumimos hoy, que de nutrientes tiene cero.

Esto nos ha llevado a ver un incremento en las enfermedades crónicas, que antes aparecían a los 50 o 60 años, y hoy las estamos viendo a los 20 - 30 años. Esto nos debe hacer ver la necesidad de hacer un cambio en la base de alimentación que existe. Es importante entender que no es necesario comer animales, que esa creencia es algo cultural que nos impusieron, y entender que los vegetales nos pueden proveer los mismos nutrientes que las proteínas animales.

Es fundamental entender que la revolución parte de uno. Si esperamos que el gobierno o las empresas nos ayuden a cambiar nuestros hábitos alimenticios estamos perdidos, porque es uno el que debe hacer el cambio en sus propias políticas nutricionales.

¿Cómo equilibras la nutrición y tu trabajo?

Me conecto con la naturaleza, salgo a correr a los cerros, hago “trade running”. Disfruto de la naturaleza, le dedico tiempo y me doy esos espacios. ¿A quién no le gusta el olor a pasto húmedo?, ¡es adictivo! es una sensación de conexión con la naturaleza que no nos damos.

Nadie piensa “que rico, hoy me quedo en el asfalto tomando sol”, por eso cuando tomamos vacaciones nos vamos a la playa, al campo, a la naturaleza, decimos que nos “escapamos” de la selva de asfalto.

Es fundamental sentarse y tomarse el tiempo de descubrir lo que tenemos alrededor, y entender que, si aprendemos a conectar bien los puntos de nuestra conciencia, de nuestro sentido común, la revolución de la conciencia va a llegar por sí sola. Lo importante es que uno debe dar ese primer paso y ser disciplinado en el día a día.


Suscríbete